Archivo de la categoría: SGAE

La Audiencia Nacional condena a un exdirectivo de la SGAE por gastar 40.000 euros de la visa en prostitutas

La Audiencia Nacional ha condenado a Pedro Farré, exdirector de Relaciones Corporativas de la Sociedad General de Autores (SGAE), a dos años y seis meses de cárcel por los delitos de apropiación indebida y falsificación de documento mercantil, al gastarse 40.000 euros en invitaciones a copas para prostitutas.

El dinero fue gastado por medio de la tarjeta VISA corporativa que la SGAE le entregó para gastos de representación, y de la que él dispuso ese dinero en total en sus visitas a locales de alterne que comenzaban por la tarde y terminaban al amanecer del día siguiente. Los gastos se centraban en invitaciones a copas y champán a las prostitutas, así como sus gastos de “alojamiento”.

Condena también al Director Financiero a doce meses de prisión, por un delito de encubrimiento

Farré siempre adujo en su defensa que le habían tendido una trampa y que fue delatado ante la Guardia Civil por un detective-periodista apellidado Cervero, quien no declaró ante el juzgado por estar gravemente enfermo de una dolencia cardíaca.

La Audiencia también condena al Director Financiero de la SGAE Ricardo Azcoaga por un delito de encubrimiento a doce meses de prisión, ya que aceptó los gastos de Farré y no alertó a la dirección de lo que estaba ocurriendo.

El juez central de lo Penal José María Vázquez Honrubia rechaza en su sentencia que Pedro Farré fuera víctima de una trampa o de una teoría conspirativa y considera probado que Farré gastó en locales de alterne 39.552 euros. La sentencia no es firme.

Debido a que las entidades bancarias no instalan cajeros electrónicos en prostíbulos, los cargos se realizaban a través de las máquinas “terminal público de venta” (TPV) que tenían los locales de alterne y con las que, a modo de cajero electrónico, Farré obtenía dinero en efectivo a través de la tarjeta VISA con una comisión del 10% sobre la cantidad entregada.

Con el fin de enmascarar ante la SGAE la verdadera naturaleza de las prestaciones recibidas en los locales de alterne, Farré elaboró y presentó al Departamento de Contabilidad de la SAGE “diez recibos completamente inveraces”, según la sentencia y en los que hacía constar expresiones como “catering”, añadiendo su firma y unas palabras manuscritas referidas a personas o entidades supuestas que justificarían estos gastos; recibos que acompañaba de algunos de los tickets auténticos de las empresas de lenocinio.

El juez: “Bordea ya el puro esperpento que el acusado diga que organizaba seminarios, foros y presentaciones universitarias en locales de ese tipo”

El dueño del local Private ratificó que Pedro Farré frecuentaba su local, donde tomaba e invitaba a copas a todas las chicas. Siempre que frecuentaba el local cogía un reservado, donde, según su relato, “entraba a las cinco de la tarde con chicas y salía a las seis de la mañana del día siguiente, consumiendo copas, champán, y cambiando de chicas con frecuencia”. La sentencia resalta que Farré acudía en solitario a estos clubes de alterne.

Farré pasaba estas facturas referidas a catering, apuntando los más diversos conceptos; desde “comisario de Policía” a “Seminario presentación Universidad, o realización de un foro de periodistas”, un seminario iberoamericano… Farré hacía constar que eran consumiciones para 12 personas, bebidas para 15 personas, cenas para 10 personas.

Vázquez Honrubia considera “absolutamente inasumible” que Farré argumente que invitaba a copas por motivos profesionales de agasajo corporativo, “pues el fraccionamiento y homogeneidad de los tickets es bien revelador del uso para fines, exclusivamente privados, de la tarjeta corporativa. Y bordea ya el puro esperpento que el acusado diga que organizaba seminarios, foros y presentaciones universitarias en locales de ese tipo -añade-, no siendo de recibo que se alegue que acudía con los participantes de los mismos al concluir éstos, pues como han relatado los gerentes de los establecimientos, Pedro acudía a los locales por la tarde, quedándose en los mismos hasta altas horas de la madrugada, siendo puramente disparatado que se llegue a argumentar que como en estos locales se reproducía música, podía realizar labores profesionales tendentes a preservar los derechos de autor”.

La sentencia concluye “sin duda de ningún género” que Farré acudía en solitario a las casas de lenocinio, donde cargaba sus gastos particulares a la tarjeta corporativa de la SGAE.

Fuente: http://www.publico.es/politica/audiencia-nacional-condena-exdirectivo-sgae.html

Como evitar el pago a la SGAE

Comencemos con los hechos. Si vives en España y tienes un local con música, es más que probable que te encuentres pagando religiosamente a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). De hecho también es más que probable que si no es la SGAE pagues a alguna otra de las entidades que se encargan de administrar los derechos de autor, pero por norma es casi siempre la SGAE la que se lleva la mayor parte del pastel.

Lo habitual es que por el mero hecho de tener música amplificada ya te pasen un recibo que (hasta ahora) no puedes negarte a pagar, puesto que la todopoderosa SGAE entiende que toda, absolutamente TODA la música que se comercializa en España pertenece a su catálogo de autores. En la práctica “sobreentienden” que si posees cualquier aparato reproductor, vas a poner música de su catálogo. Da igual que les asegures de palabra que no vas a poner música y se negarán en redondo a escucharte, alegando que toda la música que se comercializa en España pertenece a su catálogo. Si además te rebelas te demandarán y tendrás que ir a juicio, juicio por otra parte que perderás, ya que aunque parezca increíble, la ley les apoya en el 99% de las ocasiones.

Al menos hasta ahora, porque con la llegada de Internet y la comunicación más directa entre los seres humanos a nivel mundial, el panorama ha cambiado totalmente. Cualquiera se puede dar cuenta de ello, cualquiera menos la SGAE, naturalmente. Su “norte” apunta en otra dirección.

Desde este humilde blog te voy a proporcionar algunas ideas legales para librarte de este impuesto privado, ya que no es en absoluto un pago obligatorio, puesto que hay MILES de autores y artistas que no buscan dinero (al menos inmediato) por su trabajo. El origen de este artículo es echar una mano a Alfonso (espero que te sirva de ayuda), que tiene algunos problemillas con los señores encargados de recaudar gestionar los derechos de autor. Para ello he resumido en cuatro sencillos pasos las acciones que yo mismo he seguido para lograrlo (ojo al dato, porque actitudes como esta en unos pocos miles de personas, son las que pueden hacer temblar los cimientos en los que se basa toda la parafernalia musical actual). Como información adicional he creído conveniente exponer al final del artículo las “9 cosas que deberías saber sobre la SGAE“.

 

COMO ABANDONAR EL PAGO A LA SGAE EN CUATRO SENCILLOS PASOS

  1. NO MAS BISBAL. Lo primero que tienes que hacer es mentalizarte de que en tu negocio ya no va a sonar nunca más la música de “los 40 principales”, “Cadena 100″ y demás emisoras de radio. Esto es muy importante, porque en este aspecto debes cumplir la ley a rajatabla, para que los ladrones la SGAE no tenga ningún resquicio al que aferrarse. Por lo tanto olvídate de volver a escuchar a Bisbal, Bosé, Fito, Pimpinela, Sabina y el resto de cantantes famosillos en el universo musical. A partir de ahora solo vas a poner música de artistas que no tendrán ninguna relación con la SGAE, puesto que si pones en tu local aunque solo sea una canción de alguno de “los famosillos”, les habrás dado un buen motivo para cobrarte derechos de autor, además la ley les ampara. Por lo tanto vas a ser honesto y cumplir con la ley, así que si tu intención es simplemente estafar el pago a la SGAE, no sigas leyendo, porque este artículo no es para ti. A cambio comenzarás a descubrir nuevos artistas como Erizo, Tryad, Josh Woodward o zero-project y lo que es más importante, música que tu decidirás si te gusta o no, porque no se si te has dado cuenta de que el 90% de la música que escuchas por la radio no te gusta, ya que solo la reconoces de escucharla una y otra vez. Es un matiz importante.
  2. CORTAR RELACIONES. Si tienes un negocio desde hace tiempo, es más que posible que en su día hayas firmado un contrato con la SGAE para regular el pago que les haces cada cierto tiempo. Tienes que ponerte en contacto con ellos y decir que quieres finiquitar el contrato porque ya no vas a poner música de su catálogo. Si quieres puedes darles explicaciones, pero no tienes porqué hacerlo. Acabas el contrato y punto (te tienen que dar un resguardo).  Si más adelante deciden hacerte una inspección no tienes de qué preocuparte, puesto que estarás cumpliendo escrupulosamente con la ley.
  3. BUSCA MÚSICA SIN DERECHOS DE AUTOR. Lo siguiente que tienes que hacer es buscarte una buena selección de canciones cuyos autores hayan renunciado a cobrar por su distribución comercial. Aunque no lo creas, hay miles de canciones que cumplen ese requisito, el problema es encontrarlas, pero no te inquietes, puesto que hay muchas posibilidades. Hace un par de meses publiqué algo sobre la asesoría EXGAE, que orienta a quien quiera desprenderse de ese lastre, por eso no me voy a extender sobre ellos. Pero si te pasa igual que a mi, que no dispones de mucho tiempo libre y no tienes ganas de complicarte la vida, la opción más sencilla y de más calidad que encontré fue la web Jamendo. Un contrato con Jamendo te cuesta 48 euros (depende del tamaño del local) al AÑO. A cambio Jamendo te proporcionará una licencia reconocida por la SGAE y una selección de canciones de gran calidad musical que puedes escuchar en línea o descargar directamente. La última vez que descargué todos los temas disponibles ocupaban más de 10 Gb, catalogados por estilos musicales (ellos lo llaman “ambientes”), aunque esta selección se va actualizando semanalmente. Otra opción es hacerlo todo tu mismo, ya que las canciones están en la web de Jamendo libremente para descargar. Yo lo intenté al principio, pero para encontrar unas cuantas canciones que me gusten entre un universo de casi 300.000 necesitaba tiempo y ganas. Como no tengo ni lo uno ni lo otro, preferí pagar los 48 euritos que cuesta su servicio y que me lo dieran todo “masticado”, yo solo tuve que poner a sonar las canciones. Ahora bien, si tu dispones de tiempo y paciencia para escuchar tal cantidad de música HAZLO. Llámame vago si quieres, pero prefiero emplear mi tiempo en cosas más productivas.
  4. DEJARLO BIEN CLARO. Es fundamental que muestres claramente tus intenciones de manera pública, por lo que es buena idea poner un cartel bien visible en tu local donde especifiques que solo pones música libre del pago de derechos de autor. Y sobretodo que quede bien claro, porque esto es blanco o negro, no hay gris. O te pones de una lado o del otro, pero si andas bailando entre unos y otros, lo que hagas para evitar el pago a la SGAE a la larga no te servirá de nada, puesto que te acabarán descubriendo dentro de 1 més o de 4 años (eso a ellos les da igual, porque cuanto más tiempo pase, más intereses te reclamarán). Toda la música de la web de Jamendo es gratuita y está bajo alguna de las licencias de Creative Commons, que asegura la creación al autor, pero no busca el lucro con ellas, por lo que ante esto la SGAE no puede exigirte ningún pago. En mi caso me descargué el logo de Jamendo y me hice un cartelito donde especifico que solo se pone música bajo ese tipo de licencia (si tengo tiempo lo colgaré en este post).

Estos cuatro puntos no tienes porqué seguirlos en el orden en que están escritos. Puedes por ejemplo, probar, pero sin renunciar a dejar a autores, ya que a lo mejor los clientes de tu local son borregos empecinados y prefieren seguir escuchando a los triunfitos. Al fin y al cabo esta música es gratuita, por lo que si no te gusta, siempre puedes volver a escuchar la comercializada por la SGAE, pero recuerda que entonces tendrás que pagar por ello. Nosotros hace ya algunos meses que en el local decidimos funcionar de esta manera. Casi todas las canciones son desconocidas, pero la mayoría son muy buenas y hay de todo, tanto en castellano como en inglés. Las últimas que me descargué (más de 2.000) vienen seleccionadas por varios “ambientes musicales”:

  • estilos generales: pop-rock, groove & dance pop, electrónica, jazz, hot rock, clásico
  • ambientes: ambiance lounge, fashion, trendy-soft, piano bar, parking, romántica, zen fitness
  • temas más específicos: nouvelle scène, vuelta al mundo, experiencia, welcome asia, ritmo, sol, Navidad

Para mi es la solución perfecta para no pagar a la SGAE y no me arrepiento. Nosotros tenemos la música sólo como algo secundario, para llenar el vacío del local cuando hay poca gente. De esta manera disponemos de buena música, yo no tengo porqué estar aguantando siempre las machaconas canciones de la radio (no me gustan y a veces se pasaban repitiéndolas) y ahorramos unos 400 euros anuales. Por cierto, no tengo nada con Jamendo, sólo soy un cliente suyo (satisfecho) y es la mejor opción que encontré para evitar el pago a autores. Repito que puedes hacer lo mismo sin tener que pagar a nadie, haciendo todo por tu cuenta, ya que toda la música en la web de Jamendo está libre de cualquier pago. Lo que ocurre es que yo soy un vago y por 50 euros al año paso de andar “comiéndome la cabeza”.

ADDENDUM

9 cosas que deberías saber sobre la SGAE

Se habla mucho últimamente de la SGAE, pero a menudo nos equivocamos con algunos conceptos muy básicos y siempre es interesante refrescarlos. A veces en la propia confusión beneficiamos a la entidad de derechos de autor preferida de los internautas (para criticar). A continuación pongo 9 cosas que todos deberíamos saber y tener en cuenta sobre la SGAE. Habrá muchas más, pero bueno, había que mencionar algunas:

La SGAE no significa Sociedad General de Autores como se escribe con demasiada frecuencia en blogs y sino Sociedad General de Autores y EDITORES. Esta confusión es típica y alimentada por la propia SGAE para hacernos creer que se trata de la misma entidad que lleva funcionando desde 1899 cuando se fundó con el nombre Sociedad General de Autores Españoles. Hace muy pocos años cambiaron la E de “españoles” por “editores”. De esta manera pertenecen a la misma sociedad los que pueden imponen los contratos a los artistas y los artistas. Visto así no es de extrañar que las declaraciones de los artistas coincidan tanto con los deseos de los editores de discos, aunque se empeñen en decir que todo parecido es puramente coincidencial.

La SGAE es una especie de sindicato vertical. No todos pueden votar y algunos de los que votan tienen más votos, como las discográficas, de manera que sólo los más poderosos de sus miembros tienen al final poder de decisión en las políticas que propugnan.

El canon no existe porque la gente compre copias piratas, ni tampoco porque se descarguen contenidos de Internet. El canon se llama “compensación por copia privada” está definido por la Ley de Propiedad Intelectual como la copia que se hace sin necesidad de permiso del autor para uso privado y sin ánimo de lucro de obras con copyright restrictivo accedidas legalmente. La copia privada es legal y el canon no legitima de ninguna manera comportamientos delictivos como el comercio del top-manta. Si existe el canon es por la ley que han legislado nuestros políticos.

La SGAE hace lo que los políticos le dejan hacer. Muy frecuentemente, como para quitarse responsabilidad de las iniciativas impopulares que llevan a cabo, dicen que hacen lo que la ley les encomienda hacer. Bueno, esto es cierto hasta cierto punto, pero es indudable que se exceden en su celo y muchas veces cruzan la legalidad. Por otro lado los políticos son presionados por miembros de la SGAE que se jactan de “desayunar con los ministros cuando quieren”. Muchos premios que otorga la SGAE han sido a miembros de los sucesivos gobiernos de España. La responsabilidad no es pues de unos o de otros, sino de ambos, pues las leyes que hacen los legisladores son las que que la SGAE y otros grupos encomiendan hacer.

La SGAE cobra el canon porque la ley así lo establece. Esto lo podría hacer fácilmente una agencia gubernamental, como ocurre en otros países, pero se ha preferido privatizar esta gestión de manera que lo que recaudan, como el canon, se puede considerar un impuesto privado. También da pie a que se pueda sospechar sobre el destino final de lo recaudado. Pero además no sólo existe la SGAE, hay más entidades de gestión que tienen derecho a recaudar por conceptos similares. Que alguien pague a la SGAE no le exime de tener que pagar a otras sociedades del estilo y por conceptos análogos.

La SGAE cobra en conciertos benéficos y normalmente lo hace sin excepción. Normalmente cobran su “cuota” en todo tipo de conciertos o eventos, como conciertos benéficos, eventos solidarios, etc y muchas veces sobre presupuesto del evento, no sobre las entradas, como ocurre con fiestas de pueblos. Podrían no cobrar cuando es algo benéfico, pero curiosamente siempre cobran y si se denuncia y se arma revuelo mediático dicen que devuelven el dinero aunque luego tengan por costumbre no hacerlo.

La SGAE no protege los derechos de los autores, sino los derechos patrimoniales cedidos por éstos a los editores. Es un mito que la SGAE defienda a los autores. Lo que defiende son más bien los derechos patrimoniales (es decir el dinero que se puede obtener) cedidos normalmente a las casas discográficas y editores en general. Enarbolan la bandera de la defensa de autores, que queda más bonito y solidario, cuando lo que defienden son los intereses de las empresas que ponen las reglas a esos autores.

Las discográficas ponen clausulas en los contratos de los artistas para que condenen la “piratería”. Muchos artistas no se creen ni lo que dicen, es bastante evidente, no todos son buenos actores, pero es que no tienen muchas más opciones si no quieren incumplir sus contratos y acabar siendo conocidos por nadie. Esto no disminuye sus responsabilidad, pues por honestidad deberían ser consecuentes y rebelarse a esta imposición. Se cree que la SGAE asesora sobre el tipo de cláusulas que hay que estipular.

La SGAE es una entidad sin ánimo de lucro. Lo cual no es óbice para que cada vez tengan más y más lujosas sedes multimillonarias. Esto también da que pensar sobre la forma peculiar que tienen de repartir lo que recaudan con los cánones digitales y demás. Curiosamente sólo un pequeño porcentaje de los asociados reciben cantidades sustanciales de dinero de la SGAE en concepto de compensación por copia privada.

(Estas nueve cosas las he leído aquí)

Artículos sobre la SGAE:

¿Es la SGAE la más odiada?

SGAE, Promusicae y demás chupópteros

SGAE versus europa

Cómo no pagar a la SGAE (sobre la EXGAE)

Reclama la devolución del canon digital de tus facturas.

Fuente: http://soymino.wordpress.com/2010/12/02/sobre-como-evitar-el-pago-a-la-sgae/

Multa de 1.7 millones de euros a la SGAE por abusar de la gestión de los derechos de propiedad intelectual

La Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha impuesto una multa de 1.766.744 euros a la SGAE por abusar de su posición dominante en la gestión de los derechos de propiedad intelectual. En concreto en “el mercado de la autorización de la comunicación pública de obras musicales en bailes celebrados con motivo de bodas, bautizos y comuniones”.

El Consejo de la CNC considera que la SGAE abusa de posición de dominio al ser la única entidad autorizada en el territorio español para la gestión de estas autorizaciones y remuneraciones. Lo hace, además, aplicando “descuentos de forma discriminatoria y no transparente, y por la introducción desde el año 2009 de una denominada tarifa sustitutoria, que es inequitativa y discriminatoria”.

La Comisión Nacional de Competencia considera probado que “la SGAE ha aplicado condiciones desiguales para prestaciones equivalentes”. Así, mientras que los miembros de ciertas asociaciones, firmando contratos idénticos, tenían derecho a bonificaciones del 20% sobre la Tarifa General, empresarios individuales no tenían acceso a asumir los compromisos que les dieran la posibilidad de tener dichas reducciones en el coste, porque ni siquiera conocían la posibilidad de acceder a las bonificaciones”.

la CNC ha tenido en cuenta la agravante por reincidencia, la SGAE

Por Asociación de internautas

Fuente: http://sereslibres.com/2012/07/07/multa-de-1-7-millones-de-euros-a-la-sgae-por-abusar-de-la-gestion-de-los-derechos-de-propiedad-intelectual/

Victor Manuel y Ana Belen, iconos de la lucha anticapitalista, miembros del PC cuando era ilegal, convirtiendose ahora en la imagen de un Banco. ¿Estarán en la indigencia o simplemente es que “No todo cambio significa progreso”?.

Si el abuelo levantara la cabeza, allá en la mina

Hay imágenes que te golpean, te hieren, te dan asco. Todo eso me ha producido la foto que figura al pie de esta columna. La encontré paseando por Teruel, en la cristalera de un banco. Ana Belén y Víctor Manuel haciendo propaganda para el Banco Sabadell. ¡Puaj! No hacen nada ilegal. Solamente ponen su cara en los carteles y se prestan a hacer un video que se puede ver en la web del banco. En el video hablan de cuando se conocieron, cómo se enamoraron y lo bien que les ha ido. Y todo para hacer publicidad de una cuenta del Banco Sabadell. Y recibir un buen puñado de pasta. Faltaría más. Muchos otros artistas hacen publicidad y no me da tanto asco su conducta. ¿Por qué? Se lo explico a ustedes. Al matrimonio Víctor Manuel San José  y  María del Pilar Cuesta, que así se llaman, lo conocí cuando eran progres y no había manifestación, protesta, mitin o fiesta de la progresía en los que no actuara esta pareja de guapos y famosos. Incluso creo que estuvieron afiliados al PCE. Pasaron los años, el éxito y el dinero crecieron y sus ideas cambiaron.  Don Víctor nos amanece un día con la sentencia de que  “si en tu boda pagas por los langostinos, tienes que pagar por la música que pones”.  Y yo que estaba dispuesto a pagar veinte euros del ala por ir a escucharle cuando vino a Teruel, me dije después de oír esas declaraciones que fuera a verlo su abuelo picador allá en la mina y decidí gastarme los veinte mortadelos en langostinos. Un poco más tarde, don Víctor, consejero de la SGAE, afirmó que su amigo Teddy Bautista es un tipo honrado (el mismo Eduardo Bautista, el de la trama de la SGAE, el de la pensión vitalicia de 23.000 euros mensuales). Todo esto no le impidió al matrimonio de los excomunistas ser unos de los principales protagonistas de la campaña y del vídeo de la ceja, ese  de Defender la alegría. Y ahora, en plena crisis, y con los bancos como unos de los principales responsables del caos, estos progres de pacotilla no tienen inconveniente en apoyar una campaña del Banco Sabadell. Comprenderán por qué cuando suena su voz en la tele o en la radio, desconecto inmediatamente y me pongo a escuchar algo de Luis Pastor.
Evaristo Torres Olivas

Fuente: http://evaristotorres.blogspot.com.es/2012/05/si-el-abuelo-levantara-la-cabeza-alla.html

.

.

La descarga de música no es delito, según el Tribunal Supremo de EE UU

04/10/2011 | lainformacion.com

El máximo organismo judicial estadounidense se niega a admitir a trámite la apelación de la ASCAP, la asociación de defensa de los derechos de autor del país que agrupa al 45% de los compositores del país y que reclamaba una compensación extra del 2,5% a los grandes portales de internet por las descargas.

Sólo existe violación de los derechos de copyright cuando la música se interpreta o se emite públicamente, no cuando de manera electrónica –o por cualquier otro medio– se transmite a un potencial oyente”. Basándose en este veredicto emitido el pasado miércoles por la corte de apelaciones de Nueva York, el Tribunal Supremo de Estados Unidos se ha negado a admitir a trámite la apelación de la mayor asociación de autores del país, que reclamaba una compensación extra del 2,5% por cada canción bajada por los usuarios de portales como Yahoo! o RealNetworks.

El máximo organismo judicial estadounidense considera que la descarga en sí no constituye una violación de los derechos de copyright ya que no considera que constituyan una “reproducción pública de la canción”.

Los jueces del Tribunal Supremo estiman que, según la sección 101 de la legislación de los derechos de autor, solo sería justa una ampliación de los ‘royalties’ en el caso de que las composiciones “se emitieran, bailaran o interpretasen publicamente” y convienen que una descarga “no es ninguna de esas tres cosas”.

La American Society of Composers, Authors and Publishers (ASCAP), la mayor asociación de gestión de derechos de autor del país, que agrupa a más de 390.000 profesionales de la industria musical, asegura que la decisión judicial tendrá “profundas consecuencias” para el sector ya que le costará a sus miembros “decenas de millones de dólares en ‘royalties’ cada año”.

La ASCAP es la encargada de recaudar el canon de casi el 50% de la música que se emite a través de internet, según recogen los documentos del caso.

Sin embargo, el fiscal general Donald Verrilli ha asegurado que no existe motive para debatir la demanda en el Tribunal Supremo y asegura que el veredicto de la Corte de Apelaciones es “correcto y se enmarca dentro de los límites del sentido común”.

————-

Un tribunal francés considera que las páginas de intercambio de vídeos no ejercen la piratería

De esta forma se acaba una batalla judicial que comenzó en 2007, cuando los autores y productores de la película “Joyeux Noël”, que dos años antes había sido vista por dos millones de personas en salas, denunciaron a Dailymotion por haber permitido a los internautas colgar su obra.

El Tribunal Supremo francés ha absuelto a un sitio de intercambio de vídeos por haber permitido la difusión de una película sin el acuerdo de sus autores, al considerar que la web es simplemente proveedor de servicios y no editora de contenidos.

De esta forma se acaba una batalla judicial que comenzó en 2007, cuando los autores y productores de la película “Joyeux Noël”, que dos años antes había sido vista por dos millones de personas en salas, denunciaron a Dailymotion por haber permitido a los internautas colgar su obra.

La web, en la que los usuarios cuelgan contenidos libremente, había sido denunciada por pirateo y en primera instancia condenada a pagar 23.000 euros de multa de daños y perjuicios, al considerar los jueces que tenían responsabilidad civil de los contenidos que aloja.

Pero dos años después el Tribunal de Apelación de París absolvió a Dailymotion al considerar que el sitio cumplió todas las obligaciones que se le imponen a un proveedor de servicios.

Una doctrina que han mantenido en casación, que ha considerado que Dailymotion, al igual que muchas otras páginas de visionados de videos e internet, no es el editor de los contenidos que aloja y que, por tanto, no puede responsabilizarse de los mismos

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/

Y ahora unas imagenes para ilustrar nuestra más sincera opinión sobre el cannon, la SGAE y la Ministra lacaya que han usado para ello. (Por favor, sientanse en la libertad de copiarlas y difundirlas sin pagar derechos claro)

A %d blogueros les gusta esto: