El 6º disco de Miguel RIX, “Utopia” y todas sus obras en descarga libre

   CD’S DE RIX

“Utopía”

Nuevo CD editado horizontalmente gracias al apoyo de la gente
(2012)

Si quieres que este disco llegue a más gente físicamente,
puedes comprarlo aquí (5 Cd’s x 15 €, gastos envío incluídos -solo estado español-)




“Un Jaque al NOM”

Gaser Discos
(2011)

“Vuestros Hijos Bastardos”

Primer CD autoeditado
(2005)

“Al Lobo Dormido”

Descarga libre

(2006)

“La Máquina Perfecta”
(España: Autoeditado
México: Discos Imposibles)

(2008)

“Evolución:
Iluminatti Vs. Sapiens”

Descarga libre
(2009)







   VÍDEOS
   LIBROS DE MIGUEL RIX – PDF

“Frío en Babilonia” + Otros escritos
Género: Novela.
(126 páginas)
(2011)





“Németon”
Género: Novela.
(228 páginas)
(2005)





“La Máquina Perfecta”
Género: Novela.
(250 páginas)
(2008)


“Al Lobo Dormido”
Género: Novela.
(272 páginas)
(2006)

“Chess: Un Jaque al Nuevo Orden Mundial”
Género: Novela.
(146 páginas)
(2009)




“Sapiens?”
Género: Poesía.
(11 poemas y 5 relatos cortos)
(2007)

Nestor Eidler, un buen amigo que nos enseña “El Sonido del Universo”

Ver el PPT:
13-El Sonido del Universo [cr]1

Nestor en el 1er. Congreso de Ciencia y Espiritu:

“El universo suena y cada persona tiene un sonido”

14/04/2011 – 00:35

Foto: Xavier Gómez

Víctor – M. Amela

Resonancias

“El universo es una caja de música”, explica Eidler, “pues está construida en proporciones equivalentes a los intervalos de la octava musical”. Dijo Einstein, violinista y matemático: “Sólo quiero conocer a Dios; lo demás son detalles”. Y se puso a tañer con fórmulas la música del universo. En esa línea está Néstor Eidler, al que han llamado “médico de médicos”: imparte técnicas que permiten tocar mejor porque, de hecho, se sanan de bloqueos y disfunciones. Eidler insiste en que toca el alma a través de cuerpo y alma (“la espiritualidad pasa por el cuerpo”), y en que todos podemos resonar con el Todo. (nestoreidler.blogspot.com).

¿El universo es sonido?

¡Sí! Y la vida, vibración. Toda vibración es sónica. ¡El universo suena!

¿A qué suena?

Oígalo en esta grabación…

Oigo una melodía armoniosa…

Son las vibraciones captadas por la sonda Voyager en el espacio entre Júpiter y Saturno: es la resonancia del viento solar en la ionosfera de los planetas…

El universo suena, pues…

¡Está oyéndolo! Pitágoras (siglo VI a.C.) habló de la “música de las esferas”: Pitágoras debía de tener afinada la percepción de esta realidad cósmica vibrante que hoy la tecnociencia nos confirma.

¿Con qué implicaciones?

Los compositores de música más inspirados (Bach, Mozart, Beethoven…) quizá son personas capaces de conectar con los inmanentes y eternos sonidos del cosmos.

¿No crean? ¿Sólo transcriben?

La música no la inventó el hombre: ¡existe desde siempre! Toda música está aquí: se trata de captarla y plasmarla.

¿Usted compone?

Nací músico. Por mi sangre corren notas. Estudié violín… y quise contactar con David Oistrach, violinista y pedagogo judío ruso.

¿Por qué precisamente con él?

Yo no estaba conforme con mi sonido. Y escuchaba el de otros grandes violinistas: “Farsantes”, pensaba. Hasta que oí a Oistrach: “Es el único que no miente”, me dije…

No entiendo a qué se refiere…

En los otros percibía interferencias, o físicas o narcisistas… Oistrach era el único que me hacía vibrar, sentía que conectaba con la esencia… ¡Quise tocar como él! Como discípulo de Fedora Aberastury, ella me enseñó el camino a los misterios y hacia Oistrach.

¿El camino de los misterios?

Fue la creadora del método Aberastury, llamado sistema consciente para la técnica del movimiento, que te ayuda a reconectarte con tu primer instrumento: ¡tu cuerpo!

¿Y conoció al fin a Oistrach?

Conseguí una cita con él para verle tocar… ¡Y al cabo pude asistir a varias clases! Murió poco después: ¡llegué justo a tiempo!

¿A tiempo para qué?

Oistrach me confesó: “Sé que tengo secretos… pero no sé cómo enseñarlos”, y vio en mí a la persona que sí podría hacerlo.

¿Y qué enseña?

Que quien conoce el sonido lo conoce todo. Cada persona tiene un sonido. El universo es vibración, emanada del tictac de la polaridad originaria, y como el de tu corazón.

Sea más preciso.

Se trata de reactivar conscientemente esas notas de vida, mediante ciertos ejercicios tomados de los métodos de los pianistas Claudio Arrau y Fedora Aberastury: se trabajan cerebro, manos, lengua, plexos, articulaciones, columna, sentidos…

¿Para tocar mejor el piano o el violín?

Es indiferente el instrumento musical; tocar bien un instrumento ¡exige primero aprender a respirar bien! Exige reactivar los motores internos del movimiento…

¿Una especie de reset interno?

Se trata de recuperar tu armonía psicofísica, rearmonizarte emocionalmente, reaprender a activar correctamente tu energía, bloqueada por tensiones, ¡y de ahí se derivará un estado de inspiración creativa!

¿Y el músico interpretará mejor?

He conocido a intérpretes con bloqueos musculares, tendinitis, artritis… que perturbaban sus capacidades: tras el curso música- energía recuperaron sus facultades.

¿Qué es la relación música-energía?

“Dame una cuerda y te explicaré el universo”, proclamó Pitágoras: la vibración es función proporcional del segmento de cuerda… Música, matemáticas, geometría… Tu armonía interna responde a proporciones matemáticas, igual que el cosmos. Restablécela y la energía fluirá: conectarás con tu emoción y sonarás como un instrumento afinado…

No basta el dominio virtuoso de la técnica…

No. La música es como la religión: ¡un sendero para conectar con el absoluto! Esto lo podemos sentir todos.

¿En qué ocasión lo ha sentido más que nunca?

Di un concierto en una nave románica del monasterio de la Oliva (Navarra)… y perdí la noción del tiempo, como si todo fluyese solo y yo observase desde fuera… Vi pasar la eternidad… ¡Cualquiera puede experimentarlo!

Parece hablar de un yoga musical…

Mejor de unas artes marciales… En mis cursos con alumnos, trabajo con su alma… ¡Les toco el alma! Igual que toco el alma de un violín, toco el de las personas.

¿Un violín tiene alma?

Sí, una piececita de madera que une las paredes de la caja del violín, suelta, sin encolar, movible: yo la muevo una sola micra… y cambia el sonido.

Y… ¿en qué parte de mi cuerpo está el alma?

Descartes dijo que en la glándula pineal, que hoy sabemos que está conectada con la punta de los pies, con el dedo gordo de los pies: ¡el alma está en el dedo gordo!

¿Es usted un psicoterapeuta de músicos, por tanto?

Psique significa alma: sí. Les enseño que somos música, que todos tenemos un sonido propio, que a través del cuerpo podrás hallarlo: estarás tocando el alma. Y entonces resonarás a coro con el universo.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110414/54140634101/el-universo-suena-y-cada-persona-tiene-un-sonido.html

Las raíces científicas del placer por la música

Rosa M. Tristán
Diario El Mundo
lun, 26 dic 2011 16:37 CST
Imprimir

© Desconocido
¿Por qué nos gusta la música?. Esta es la pregunta la escritora italiana Silvia Bencivelle, periodista científica de profesión, se hizo un día, quizás mientras escuchaba cantar villancicos a un grupo de niños, y a la que ha tratado de dar respuesta en su ultimo libro.Bencivelle, que trabaja en la televisión pública en su país, no ha encontrado una fácil y única respuesta al hecho evidente de que los seres humanos tenemos un cerebro musical, capaz no sólo de disfrutar de las notas, sino también de generar obras maravillosas y distintas a lo largo de siglos de historia.

Con un lenguaje claro, y en ocasiones incluso divertido, la autora busca los orígenes de nuestra musicalidad más allá de nuestra especie, pues recuerda el canto armonioso de muchas aves e incluso que los monos son capaces de distinguir las octavas en la escala diatónica, que es la que se usa normalmente en Occidente. Otros experimentos han demostrado que determinadas músicas (como Vivaldi) tranquilizan a los animales, mientras que también las hay (Metallica, por ejemplo) que los alteran totalmente.

En este recorrido por la atracción por la música, Bencivelli recuerda que ya Darwin pensaba que nuestros antepasados utilizaban la música para el cortejo, algo que aún no se sabe con certeza. También hay investigadores que atribuyen su atracción, al arrullo que las madres hacen a sus bebés para tranquilizarles, que podría existir desde los inicios de la especie humana.

Una flauta del Paleolítico

Hasta ahora, la prueba más antigua de un objeto musical es la flauta hecha con un hueso de animal en los montes de Suabia, datada hace unos 37.000 años, un momento en el que los neandertales convivían con los ‘Homo sapiens’ en Europa.

Sin embargo, para hacer ritmos y música, como bien apunta Bencivelli, no se precisan instrumentos. Basta la voz y las palmas, basta golpear el suelo con los pies o entrechocar dos piedras, o dos palos, para que al final pueda repetirse un ritmo que se va metiendo en ese cerebro musical. En otras palabras, su origen podría ser mucho más antiguo.

El hecho de que esee ritmo atraiga tanto puede deberse, como indican algunos estudios, a que éste fue el paso previo a la aparición de un lenguaje hablado; o porque, como defendía Darwin, facilitaba la selección sexual; o quizás porque favorecía la cohesión social de los grupos.

La ciencia también se ha demostrado que las notas musicales son el vehículo en el que viajan las emociones, algo que se repite en todas las culturas y en las formas más diversas.

Con todo, Bencivelli reconoce que la razón última de por qué nos da tanto placer inmediato, aún es un misterio pendiente de descubrir, si bien el acercamiento de su ensayo, en el que tienen cabida infinidad de enfoques científicos, ofrece unas interesantes pistas que ayudan a conocernos un poco mejor.