«La Rage». La Rabia de Keny Arkana

Nacida en diciembre de 1983 en Marsella, Keny Arkana tiene padre argentino, de Salta, y madre francesa. A los nueve años ya se había fugado de casa y fue en uno de los internados en que estuvo donde empezó, con 13 años, a impresionar a los suyos: «Sus leyes son inmorales, mi delincuencia tiene principios». Podría decirse que en ese año, 1996, comenzó su carrera musical al formar el colectivo Mars Patrie, que luego se convertiría en Etat-Major y le daría sus primeros directos en la escena marsellesa, concretándose en el año 2003 en el EP de título “Volume 1″ bajo “Etat-Major”.

kenyarkana

Orgullosa de la calle, en “La mère des enfants perdus” proclama: «En mis arterias fluye la jungla. Sálvese el que pueda y sobre todo el que gime. Soy la calle. La madre de los niños perdidos».

En 2004 continúa en solitario, pero esto no implica que pretenda protagonismo; Keny Arkana se definirá en sus canciones como «una anónima en la masa», y se niega a hablar de sí misma. Lo importante es el mensaje, lo importante es lo que quiere transmitir.

Ni joyitas Bling-Bling, ni cochazos, ni mercadeo de cuerp(az)os, ni demás gilipolleces que tan a menudo pueblan esta devaluada escena; 100% Anti-Bling-Bling, ella misma se define así: «yo no soy rapera, soy una contestataria que hace rap». Y es que la dimensión ideológica es esencial en Keny Arkana: arrojada con fuerza, con desgarro, desafiante. Como a muchos artistas antes que ella, la fuerte consciencia y dimensión políticas no hacen otra cosa que fortalecer su arte, que desborda emoción y es capaz así de atrapar al oyente con una fuerza de la que en otro caso carecería (y pensamos en este momento en los míticos Refused, la influyente banda sueca que cantaba con tanta fuerza aquel «mejor muerto que vivo bajo tu opresión. Mejor muerto que vivo bajo tus valores sociales».


También en en 2004, funda el espacio cooperativo “La Rage du Peuple” (La Rabia del Pueblo), que pretende una «cólera positiva, federalista, portadora de esperanza y de cambio». Su manifiesto es proclamado en 2006 en Nanterre durante la FALP (Foro Mundial de las Autoridades Locales de Periferia), donde se plantea el debate si un enfoque que parta de la periferia es pertinente para entender y actuar sobre la relación mundialización/metropolización. El manifiesto dice así:

Somos una rabia que se desarrolla en los callejones del mundo. Somos jóvenes, en corazón y espíritu, habitados por un deseo de transformar nuestra condición. Somos ciudadanos que exasperados vemos nuestros derechos y libertades amenazados por una globalización que nos encarcela en una prisión a cielo abierto. Hemos decidido unirnos para poder luchar humildemente. Somos un movimiento que se difunde de boca a oído, como un rumor circulando en nuestras vidas. Somos una unidad indivisible a través de los siglos. Somos unas gentes libres, en pie, con el puño alzado. Queremos desarrollar la consciencia y la información crítica y libre. Somos gente común que ya no cree en los políticos, pero que quiere restaurar un sentido a la palabra ‘política’. (…)

Provenimos de horizontes diferentes, de culturas y mestizajes distintos. Venimos de callejones oscuros, de grandes edificios, donde el horizonte está hecho de hormigón, sin espacios verdes. (…)

Así pues, dijimos, ¡Basta!. Estamos luchando contra la dictadura del capitalismo, el liberalismo, y el juego de los poderosos. Luchamos contra todas las formas de opresión del hombre y su entorno. Denunciamos la manipulación y las conspiraciones. No queremos seguir siendo espectadores de un mundo que no nos satisface. (…)

Estamos por la concienciación y el despertar de nuestros hermanos y hermanas. Estamos por la auto-defensa, y por el colapso final del gobierno. Queremos vivir libres. En pie por la supervivencia de la especie humana, y de las especies vivas. Estamos por la paz y por la autogestión en nuestro entorno. Hemos de tomar nuestros derechos, y estamos por el poder de actuación de la democracia: el poder es del pueblo y no se le puede confiscar. Estamos por el cambio en la organización del mundo. Hemos de descubrir la riqueza de cada uno, y beneficiarnos de nuestras distintas cualidades. Cada uno de nosotros es una estrella que brilla y tiende a maravillar al mundo. Somos actores de la transformación social, actuamos local y pensamos global, y queremos aprender humildemente todo aquello que podamos transmitir a las gentes del mundo : sus luchas, sus tradiciones ancestrales, sus vidas. (…)

Avanzamos hacia una mayor justicia. Caminamos para hacer que las utopías se manifiesten en nuestra forma de vida. Estamos en un camino, y avanzamos libremente. Nos movemos hacia la autonomía de cada individuo, para compartir mejor colectivamente. Vamos hacia una gozosa disminución en el consumo. Somos la rabia del pueblo, una rabia positiva y unificadora que porta cambio y esperanza».

Musicalmente, continúa desde el año 2004 en solitario, impulsada a finales de aquel año por su aparición en la compilación Om All Stars junto con grupos importantes de la escena Marsellesa. En total, en estos prolíficos últimos cuatro años Keny Arkana ha sacado tres EPs (“Le missile est lancé” en 2004, “La Rage” en 2006 y en este año 2008, “Désobéissance”) y dos Álbums completos: “L’esquisse” en 2005 con el sello ‘La Callita’, y su primer álbum de estudio, “Entre ciment et belle étoile” (entre el cemento y las estrellas), en 2006, con la discográfica ‘Because Music’. Es sin embargo el tema “La Rage” (La rabia, también apodada “La rabia del pueblo”) la que le ha dado una proyección más internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s